VERTEX - Revista Argentina de Psiquiatra
  Volumen IX N33
Septiembre/Octubre/Noviembre 1998


   Descargue este nmero en su PC

  • SUMARIO:
    • Dossier: ANSIEDAD Y PNICO. ASPECTOS CLNICOS Y TERAPUTICOS"

      • "El Tratamiento Psicolgico y Farmacolgico del Trastorno de Pnico y Agorafobia en Atencin Primaria",
        D. M. Sharp, K. G. Power, V. Swanson.
      • "La ansiedad en el anciano",
        J. J. Herrera Mingorance.
      • "Trastornos de la ansiedad: la perspectiva cognitiva",
        E. Keegan.
      • "Aspectos neurobioqumicos de los trastornos de ansiedad, ataque de pnico y trastorno de angustia",
        S. Rojtenberg.
      • "Tratamiento a largo plazo del trastorno por pnico: Historia natural, cronicidad y factores asociados",
        S. Wikinski.
      • "Los grupos de Autoayuda en los Trastornos de Ansiedad, entrevista a Hebe Rodrguez",
        por M. Nemirovski y J. C. Stagnaro.





    • Introduccin

      Desde que el escocs William Cullen utiliz en 1769 el trmino neurosis para designar al conjunto de perturbaciones de los sentimientos y de los movimientos, sin fiebre y sin lesin orgnica localizada demostrable sino ligada a una afeccin ms general del sistema nervioso hasta nuestros das, los llamados estados neurticos constituyen uno de los segmentos ms polmicos de la patologa mental. P. Pinel, quien se inspir ampliamente en Cullen, acu el concepto de etiologa moral, (hoy diramos: causas psicolgicas) para las neurosis, aludiendo a los efectos sobre el sujeto de las emociones, la personalidad predisponente, la soledad, la inactividad o el exceso de trabajo intelectual.

      Ms de medio siglo despus, aunque fracas en su intento de probar el sustrato neurolgico de la histeria, J. M. Charcot, abri un nuevo campo de inters mdico e influy fuertemente en varios de sus discpulos que hicieron aportes fundamentales al tema. Entre ellos se destacaron E. Raymond, creador del trmino psiconeurosis; P. Janet quien, defendiendo la etiologa psicolgica de las neurosis (en oposicin a la organicidad de las psicosis), aplic su teora del automatismo psicolgico a la histeria y cre el trmino de psicastenia (en competencia con el de neurastenia creado por el norteamericano G. Beard) y S. Freud cuyos aportes, huelga decirlo, han marcado indeleblemente la reflexin psicopatolgica sobre las neurosis hasta nuestros das.

      Diversos autores alemanes se interesaron en el tema desde las observaciones de R. Krafft-Ebing hasta los abordajes fenomenolgicos de K. Jaspers o K. Schneider, ms preocupados, estos ltimos, en arribar a una descripcin exhaustiva de los trastornos neurticos, que a develar sus causas. Coincidentemente las teoras del comportamiento dejaron fuera del campo de estudio las razones profundas de la aparicin de los sntomas neurticos para centrarse en el anlisis de las alteraciones de los mecanismos de aprendizaje y reforzamiento responsables de la instalacin de conductas inadecuadas. Las tcnicas cognitivo-comportamentales de psicoterapia se desprendieron de esas investigaciones, particularmente desarrolladas en los pases anglosajones.

      Y, precisamente, en EE.UU., con el surgimiento del DSM-III en 1980, comenz un desmembramiento del concepto de neurosis en diversos trastornos de dicha clasificacin redistribuyendo la nosografa freudiana en varios captulos de la misma. El correspondiente a los Trastornos de ansiedad agrupa las Crisis de angustia (panic attack), el Trastorno de angustia con o sin agorafobia y el Trastorno de ansiedad generalizada como los equivalentes de la neurosis de angustia; la Agorafobia sin historia de Trastorno de angustia, las Fobias especficas y las Fobias sociales como los de la neurosis fbica mientras que las neurosis obsesiva y traumtica estn representadas en el Trastorno obsesivo-compulsivo y el Trastorno por estrs postraumtico. La histeria constituye un caso aparte al haber sido desmembrado el cuadro clsico entre los Trastornos somatoformes, los Trastornos de ansiedad y los conversivos.

      Pero estos cambios nosogrficos, so capa, de objetividad y ateoricismo tienen implicancias en las concepciones tericas y etiolgicas subyacentes de los autores que las proponen.

      Una importante produccin cientfica intenta, en los ltimos aos, dar soporte a estas conceptuaciones creando una interpelacin sumamente interesante al viejo edificio freudiano. Este Dossier pretende hacer aportes a esa discusin a travs de ilustrar sobre las hiptesis etiolgicas y los mtodos teraputicos ms recientes en el tema.

      J. C. S.