VERTEX - Revista Argentina de Psiquiatra
  Volumen XII N43
Marzo/Abril/Mayo 2001


   Descargue este nmero en su PC

  • SUMARIO:
    • Dossier: Bipolaridad

      • Implicaciones de la seal AMPc en los trastornos afectivos
        J. Prez y D. Tardito      Leer Resumen

      • El Costo del Trastorno Bipolar: la situacin en nuestro medio
        S. Strejilevich      Leer Resumen

      • Actualizacin del tratamiento farmacolgico del Trastorno Bipolar
        G. S. Jufe      Leer Resumen

      • Estados mixtos
        A. Lagomarsino     Leer Resumen

      • Teraputica psicosocial del Trastorno Bipolar
        M. Marinelli      Leer Resumen

      • Algunos conceptos en torno al tratamiento del episodio depresivo en el Trastorno Bipolar
        G. Garca Bonetto      Leer Resumen

      • Psicoterapia de la enfermedad bipolar
        P. Retamal C. y V. Cantillano A.      Leer Resumen




    • Introduccin

      El Trastorno Bipolar (o enfermedad manaco-depresiva) ha do probablemente subdiagnosticado durante muchos aos, a favor de un exceso de diagnstico de esquizofrenia. De todas maneras, el tratamiento para ambas patologas era similar, sobre todo en el episodio agudo, en cuanto al uso de los antipsicticos. Para la enfermedad manaco-depresiva se contaba, adems, slo con el litio. Hoy las cosas han cambiado; los recursos farmacolgico son mucho mayores, y su utilizacin mucho ms compleja.

      Pero, lamentablemente, en una cantidad importante de casos, las respuestas que se obtienen no son ptimas y el nmero de recadas contina siendo elevado. Esto se debe, entre otras cosas, a la falta de conciencia de enfermedad por parte de los pacientes y sus familiares, y a la consiguiente poca adherencia al tratamiento. Es por esto que actualmente se pone especial nfasis en el uso de tcnicas psicoeducativas, cuyo objetivo es facilitar el vnculo del paciente con su enfermedad y su teraputica.

      Otra causa de respuestas no muy satisfactorias al tratamien to es la presencia de formas clnicas complejas (como las formas mixtas) que, aunque fueron clsicamente descriptas, fueron omitidas largamente por la comunidad psiquitrica. ltimamente el acceso a mayor informacin cientfica ha incrementado el reconocimiento de esas formas clnicas por parte de los profesionales, y por lo tanto ha mejorado el pronstico de esos pacientes. Dichas presentaciones requieren un habilidoso manejo profesional y el uso de variadas estrategias farmacolgicas. Dada esta variedad cada vez mayor de formas clnicas, distintos autores hacen hincapi en la gran versatilidad de esta patologa, la cual parece convertirse en el nuevo gran simulador. Los lmites con otras patologas como el trastorno lmite de la personalidad, las depresiones unipolares, y hasta las alegras muy intensas, caeran rendidos a los pies del espectro bipolar. Estaremos en riesgo de pasar de un subdiagnstico a un sobrediagnstico? Importantes progresos, aunque an un poco lentos, se han producido en la comprensin de la fisiopatologa del trastorno bipolar. A partir de nuevas y perfeccionadas tcnicas, los investigadores han comenzado a adquirir conocimiento de los procesos neuronales alterados, no slo a nivel de receptores sino tambin a nivel intracelular. Esto, adems de permitir conjeturar sobre los mecanismos de accin de los medicamentos antirrecurrenciales actuales, repercutir seguramente, en el descubrimiento de nuevas molculas teraputicas.

      VERTEX Rev. Arg. de Psiquiat. 2001, Vol. XIISera deseable que los abordajes farmacolgicos no sean los criterios excluyentes para la inclusin de una patologa en un determinado espectro. Probablemente esto se deba a la gran proliferacin de recursos teraputicos, o pretendidamente teraputicos. Debemos ser cautelosos con las clasificaciones de los trastornos mentales, e incluir entre nuestras herramientas a la clnica, la psicopatologa, la gentica, la epidemiologa, etc., para poder seguir pensando la complejidad de nuestro campo.

      Por otro lado, y como ya se mencion, no tenemos an datos sobre la incidencia del trastorno bipolar en la Argentina. Nuestro pas necesita urgentemente disponer de un panorama claro de su realidad epidemiolgica, sanitaria y econmica, y el trastorno bipolar debera ser una de las prioridades. Nosotros, como psiquiatras, tenemos la responsabilidad de promover y desarrollar estudios epidemiolgicos y programas de educacin para la comunidad.

      Las numerosas asociaciones de psiquiatras de nuestro medio, as como los mbitos universitarios y hospitalarios, deberan aplicarse al desarrollo de los mismos, contribuyendo, as, a una de sus ms importantes misiones: mejorar la calidad de atencin de la poblacin.

      Es nuestra intencin que los artculos de este Dossier ayuden a pensar algunos de estos conceptos.